martes, 5 de noviembre de 2013

FIESTA DE COMPROMISO

Hola a todos.
Hoy, os traigo un nuevo fragmento de Fiesta de compromiso. 
Este trozo va a estar centrado en las figuras de Nell y Catriona. Cada una se enfrenta a su futuro en el terreno sentimental. Además, conoceremos un poco más el pasado de Nell.
¡Ojala os guste!
En este link, para los que habéis empezado a leer ahora esta historia, podéis empezar a leerla desde el principio:

http://unblogdepoca.blogspot.com.es/2013/10/fiesta-de-compromiso.html


                        Catriona no pudo conciliar el sueño aquella noche. Permaneció despierta mirando al techo con expresión risueña. Recordaba la conversación que había mantenido con Devin en la posada. Me ama, pensó con alegría.
                     Y se sentía la mujer más feliz del mundo.
                     También amaba a Devin. No había querido casarse con él en un principio porque pensaba que él no la amaba.
                       ¡Qué tonta había sido! Devin no se parecía en nada a Douglas. Y el saberlo la llenó de dicha.

                        Elaine Campbell había nacido en el pueblo de Galloway. Su infancia había transcurrido feliz durante sus primeros años. Apenas había notado la ausencia de su madre, muerta cuando Elaine era muy pequeña. Había disfrutado bañándose en el arroyo que estaba cerca de su casa. Había disfrutado dando saltos bajo la lluvia. Se había subido a los árboles. Disfrutaba cogiendo flores. Subiéndose a los árboles para robarles su fruto. De Elaine decían que era una especie de pequeña ninfa. Cuando murió su padre y se marchó a vivir con sus tíos a Innis Chonain, el ver que la isla era demasiado pequeña como para dar un largo paseo montada a lomos de su caballo la destrozó. El caballo de Nell fue vendido.


 
                 Raisie, la doncella personal de Nell, estaba en su habitación con ella. El armario estaba abierto. Sacó uno de los vestidos nuevos de la joven.
-Ahora, tienes que pensar en tu nueva vida, cariño-le dijo con la confianza que dan los años-Vas a casarte con un hombre muy rico.
-Douglas no me ama-se lamentó Nell-No siente nada por mí.
                  Raisie dejó el vestido que había sacado encima de la cama. Era un vestido de color violeta, que hacía juego con los ojos de Nell. Se acercó a ella con gesto preocupado.
-¿Por qué dices eso, niña?-le preguntó.
-Lo he visto en sus ojos, Raisie-respondió Nell con pesar-He visto que no me ama. Y no me quiero casar con él si no me ama.
                   La mujer guardó silencio. Para ser sincera, no veía a Douglas muy enamorado de Nell.
-No entiendo el porqué ese necio no siente nada por ti-opinó Raisie-¡Eres muy bella, cariño!
-Raisie, no tiene sentido que siga adelante con el compromiso-se sinceró Nell-Pero tengo miedo de provocar un escándalo. Sólo pido ser amada.
-Tienes razón, Nelly. Tus tíos, tu prima y yo queremos que seas feliz. Y me temo que ese hombre no te hará feliz. Entonces, mi consejo es que rompas el compromiso. Los escándalos pasan y se olvidan cuando estalla otro escándalo más fuerte. ¿Me entiendes? Superaremos esto. Eres muy fuerte, mi niña.

                     Nell bajó a desayunar al comedor, donde se reunió con sus tíos y con su prima Catriona.
                     Nell miró con asco su plato de huevos fritos con bacon.
                     Le sorprendió ver a Catriona dar cuenta de su plato de huevos fritos con bacon con entusiasmo.
-Te veo muy contenta-observó Evanna-¿Ha ocurrido algo que debamos saber?
-Me he despertado de buen humor-contestó Catriona-Sólo eso...
                      Nell arqueó las cejas. Sospechaba que el motivo por el cual Catriona estaba tan contenta tenía que ver con Devin. No sabía a ciencia cierta lo que había pasado entre ellos.
-¿Y tú por qué tienes esa cara tan triste?-le preguntó Gilroy a su sobrina.
-No tengo mucha hambre-respondió Nell.



                    Catriona miró a su prima. Había algo en Nell que le preocupaba.
-Me gustaría hablar contigo a solas-le dijo la joven-Si no te importa.
-Por supuesto...-dijo Catriona-Cuando quieras.
-¿De qué queréis hablar?-inquirió Evanna-Vosotras dos hablando. Me da miedo.
                     Catriona se preguntó qué era lo que quería decirle su prima. Mojó un trozo de pan en el huevo. Le dio un mordisco al trozo mojado de pan.
                      Pero notaba que Nell estaba algo rara. Se preguntó si debía de confiarle lo que había pasado entre Devin y ella. A lo mejor, sospecha algo, pensó Catriona. Se dijo que lo iba a averiguar más tarde.

-No me voy a casar con Douglas-le anunció Nell a Catriona nada más encerrarse con ella en la habitación. Se sentó en la cama con gesto cansado-Lo he estado pensando. No soy tonta, Cathy. Douglas no está enamorado de mí.
-¿Cómo has llegado a esa conclusión?-inquirió su prima.
-Lo he visto en sus ojos. No me ama. No sirve de nada que me siga engañando.
                       Nell tenía ganas de echarse a llorar. ¿Cómo podía explicarle a su prima lo dolida que se sentía? Amaba a Douglas con toda su alma. Y su corazón lloraba de amargura al saber que aquel amor no era correspondido.
-Devin te ama, Cathy-afirmó Nell con rotundidad.
-¿Cómo lo sabes?-se asombró su prima.
                      No salía de su estupor.
                     Lo sabe, pensó Catriona.
                     Se sentó en la cama junto a Nell. Su prima tenía los ojos llenos de lágrimas. Nell empezó a hablar de lo que sentía. Romper su compromiso con Douglas le desgarraba el alma. Amaba a aquel hombre con todas sus fuerzas.
-¿Cómo lo has adivinado?-inquirió Catriona-No te lo he contado. No quería preocuparte con mis problemas.
-¡Deberías de habérmelo contado!-contestó Nell-Soy tu prima. Estoy aquí para ayudarte. Eres como una hermana pequeña para mí, Cathy.
-Es verdad, Nelly. Devin y yo nos amamos.
-Anoche, lo vi en los ojos de Devin. Brillaban cuando se posaban en ti. No existía nadie más en todo el salón que tú, prima. Luego, busqué los ojos de Douglas. Quería verme reflejada en ellos. Pero...No me vi. No le importo nada a Douglas.
                    Un sollozo se escapó de la garganta de Nell. Conmovida, Catriona la besó en la mejilla.
                    Nell estaba asustada.
-Si rompo con Douglas, provocaré un gran escándalo-se inquietó-Mis tíos me echarán.
-¡Eso no va a pasar!-le prometió Catriona-Mis padres te apoyarán en todo. Ellos te quieren mucho. Eres como una hija para ellos.
                      Nell rompió a llorar. Catriona la abrazó con fuerza. No sabía lo que pasaría en el supuesto de que Nell rompiera con Douglas. Sólo sabía una cosa. No pensaba abandonar nunca a su prima.
                 

8 comentarios:

  1. No he podido ver bien la segunda foto, es que es enorme, se me sale de la pantalla. Pero el relato esta genial, seguiremos leyendo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras!
      La foto que he escogido es muy grande. ¡No sabía que fuera tan grande, je, je!
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. No se si es problema de mi ordenador, pero no veo las fotos, por lo demás, genial!

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jessica.
      A mí me pasa a menudo. No puedo ver las fotos.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  3. Pobre Nell, esperemos ver que pasa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Citu.
      Te invito a que sigas leyendo.
      Un fuerte abrazo, amiga.

      Eliminar
  4. Y bueno, al menos Catriona está apoyando a Nell. Ya me enterare a quien Douglas elija. Seguiré leyendo también. Me desperto el hambre ese suculento desayuno.
    Saludes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Yessy.
      No me gusta mucho el bacon. Pero hay que reconocer que tiene muy buena pinta el desayuno, je, je.
      Catriona y Nell están muy unidas. Más que primas, parecen hermanas.
      Un fuerte abrazo, Yessy.

      Eliminar