sábado, 22 de agosto de 2015

CONSEJOS VERSIÓN NOVELA ROMÁNTICA DE ÉPOCA

Hola a todos.
La entrada que hago hoy es muy breve.
Una de las cosas que más me ha llamado la atención mientras leía novela romántica histórica son los consejos que le dan a la protagonista. Consejos que tienen que ver con lo que sería su primera vez. Naturalmente, se tienden a los extremos.
La protagonista se convierte en poco menos que una experta después de su primera vez. Donde ve fuegos artificiales por doquier. Todas las escritoras (y los escritores) de novela romántica histórica tendemos a cometer ese fallo. Nos vamos a un extremo.
Pero está el otro extremo. ¿Y quiénes representan ese extremo? Es la madre de la protagonista. Su amiga casada...O una de sus doncellas, que tiene experiencia previa con los hombres.
Lo que dicen es que la primera vez suele ser muy dolorosa. Es cierto que es algo dolorosa, pero no mucho. Se sangra al ser roto el himen. Pero no tanto como uno suele pensar.
Es cierto que no es muy agradable. Pero no es tan asqueroso como lo describen la madre, la doncella experimentada o la amiga casada.
Es cierto que, al menos, en el siglo XIX (y en siglos anteriores) era la única manera que había de tener hijos. Teniendo relaciones sexuales el hombre con la mujer.
Pero el consejo que me mató de la risa fue el que le da la madre de Ana (protagonista de la novela Conquistadora) a su hija para su noche de bodas.
Después de decirle que va a ser una experiencia dolorosa y sangrienta, doña Jesusa (que así se llama la señora) le aconseja a su hija que no piense en nada. Que sea consciente de que sólo así puede quedarse embarazada. Que, por suerte, no dura mucho. En eso, en parte, le doy la razón. Pero que haga algo mientras su marido se desfoga con ella.
¡Que rece el rosario!
Me quedé a cuadros cuando leí esa frase.
Lo sé. He hablado de esta escena en anteriores ocasiones.
Pero ha sido una de las escenas que más me ha impactado. Sospecho que doña Jesusa no ha sido la única madre decimonónica que le ha dado semejante consejo a su hija sobre su noche de bodas.
Y no quiero conocer a más señoras así. Dan cierta grimilla.

  Portada de Conquistadora. Su autora es Esmeralda Santiago. Es una historia que transcurre entre la década de 1830 y la década de 1860 en Puerto Rico. Es una de las novelas más realistas que jamás he leído sobre la vida íntima y amorosa de una dama de buena familia en aquel entonces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada