martes, 4 de agosto de 2015

CARTAS A BIBI

Hola a todos.
Aquí os traigo una nueva carta que Jorge le escribe a Bibi.
Todavía me quedan unas cuantas de estas bonitas cartas de amor que subir al blog. Y las iré subiendo poco a poco.
Veamos qué le escribe hoy nuestro enamorado chico a su amada.

                                         Mi dulce Bibi:

                                      Hoy, es un día muy especial para nosotros. No sé si te acordarás que hace ya tres años que empezamos a salir juntos.
                                      Entiendo que puedas haberte olvidado. Tienes demasiadas cosas en la cabeza.
                                      Está tu madre, quién ya ha hablado con un abogado. Va a empezar los trámites de divorcio cuanto antes, pero lo tiene muy complicado.
                                      Quieres ayudar a tu madre en la tienda. Pero tu vieja quiere que vayas a la Universidad en cuanto hagas la Selectividad. No me olvido. Terminas C.O.U este año. Tienes que empezar con los exámenes de Selectividad. Me has comentado que quieres estudiar diseño. O estudias diseño o te pones a trabajar en la tienda con tu madre.
                                    No sé qué hacer con mi vida.
                                    Me gustaría estudiar Medicina. Pero a mis viejos no les agrada que vaya a la Universidad. Saqué en Selectividad más de la nota que necesito para empezar la carrera de Medicina. Pero he estado ayudando a mi padre con su empresa. Tiene una pequeña empresa de transportes. A veces, le he acompañado a hacer repartos.
                                   Hemos pasado fuera de casa hasta una semana. No es un trabajo que me entusiasme mucho. No me gusta estar días enteros fuera de casa.
                                   Dentro del camión, mi padre me decía que era bueno alejarse de casa durante unos días. De ese modo, se evita tener problemas con la familia. Creo que hablaba refiriéndose a sus broncas con mi madre.
-¿No echas de menos a mi madre?-le pregunté.
-Para nada...-respondió él.
-Pues yo echo de menos a Bibi.
                                   Mis padres no suelen hablarme nunca de lo que hacían cuando eran novios. Yo sé que tus padres se conocieron cuando tenían una edad similar a la nuestra.
                                   Recuerdas el matrimonio de tus padres como un matrimonio feliz. Pero veías que tu padre era muy dependiente de tu madre. Y tu madre, ahora, teme haberse vuelto una dependiente de Germán.



                                  Hablamos del tema mientras estoy contigo en la salita de estar de tu casa. Estamos sentado alrededor de una pequeña mesa. Estás haciendo los deberes.
-Mi madre, aunque no lo quiere admitir, llora por él-me confiesas.
-¿Cómo lo sabes?-te pregunto.
-La oigo llorar muchas noches.
-¿Y qué es lo que dice ella?
-A veces, he pensado que ama más a Germán de lo que ama todavía a mi padre. Pero es un tema del que no quiere hablar. Piensa que me va a doler. Me duele más verla llorar por un hombre que no se lo merece.
-Lo siento mucho. Por todos vosotros...
                            Me das un beso en la mejilla.
                            Es un tema del que no te gusta nada hablar. Pero, por algún motivo, te desahogas conmigo.
                           Apoyas tu cabeza sobre mi hombro.
                           Bibi, me siento un inútil. Siento que te presiono.
                           Rodeo tu cuerpo con mis brazos.
                           Quiero ser tu principal apoyo. Pero me he convertido en alguien que depende de ti. Y quiero que tú también dependas de mí.
                              Eso no es bueno. Los dos hemos de ser fuertes. Hemos de apoyarnos en todo. Pero el uno no debe de anular al otro. Eso es algo que hemos de aprender de lo que le ocurrió a tus padres. Y de lo que le ha ocurrido a tu madre con Germán.
                              Aún así, lo único que quiero es hacerme viejo a tu lado.
                              De pronto, te abalanzas sobre mí para besarme con toda la pasión que anida en tu ser.
-¡Feliz aniversario!-canturreas, contenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada