domingo, 26 de julio de 2015

ROBINSON, RICHARD, EMELINE Y EL NAUFRAGO TOM HANKS

Hola a todos.
Me he hecho, con mucha frecuencia, la misma pregunta.
¿Fue feliz Robinson Crusoe durante los años que vivió como un naufrago en una isla desierta? De algún modo, Emmeline y Richard, los protagonistas de El Lago Azul, sí fueron felices. A pesar de que debían de sufrir toda clase de penurias, fueron felices.
De algún modo, al estar lejos del mundo en el que habían pasado sus primeros años de vida, pudieron ser ellos mismos. Debían de buscar su propia comida. No eran conscientes de los cambios que experimentaban sus cuerpos.
Y, aún así, fueron felices. Richard y Emmeline eran unos niños cuando llegaron a la isla junto con Paddy.
Y eran todavía unos niños cuando Paddy murió. Se quedaron sin un referente adulto.
En cambio, las circunstancias de Robinson Crusoe eran distintas. Robinson era un adulto cuando su barco naufragó. Había vivido más tiempo en lo que llamamos civilización. Estaba acostumbrado a llevar cierta clase de vida.
Richard y Emmeline crecieron en la isla. Se acostumbraron a vivir allí. Se negaron a regresar a la civilización porque no conocían otra clase de vida. Porque, en realidad, eran felices viviendo en aquella isla desierta.
Robinson, en cambio, suspiraba por volver a su hogar en Inglaterra. Lo mismo que le ocurrió al personaje de Tom Hanks en la película Naufrago. Eran personas que estaban acostumbradas a llevar cierta clase de vida. Que seguían unas rutinas de forma bastante estricta. El personaje de Tom Hanks en Naufrago vivía pendiente del reloj, creo recordar. Perdonadme, pero fue una película que no me gustó mucho. Pero, aún así, cuando pienso en Robinson Crusoe, se me vienen estas dos películas a la mente. Porque son muy parecidas. Naufrago...Y El Lago Azul...
Se han contado historias de naufragios. ¿Habéis visto El corazón del océano? Está inspirada en hechos reales. Un grupo numeroso de mujeres es enviado a América del Sur con el fin de que se casen con los soldados españoles. Vienen de España. El objetivo es acabar con el mestizaje. Nacían muchos mestizos, fruto de relaciones entre españoles y nativas americanas. O, directamente, de violaciones.
El barco parte. Y, por diversos motivos, acaba naufragando.
Llegaron hasta la isla de Santa Catalina, en Brasil, donde permanecieron bastante tiempo. Allí, los hombres de la expedición construyeron un bergantín. Lo hicieron con los restos de la nave donde viajaban, el San Miguel. 
Las mujeres demostraron su gran valía a la hora de sobreponerse a las penurias que pasaron durante el viaje. Cosieron velas para el bergantín.
Los oficiales que formaban la expedición se fijaron en varias de aquellas mujeres. Y no dudaron en casarse con ellas.
Podría seguir hablando de naufragios conocidos largo y tendido. Pero prefiero dejar ese tema para otro momento.



Alguien dirá que Richard y Emeline no estaban solos. Se tenían el uno al otro. El caso de Robinson Crusoe es distinto.
Richard y Emeline eran unos niños. Pero Robinson era un hombre adulto. Y estaba solo.
Robinson es, a mi parecer, alguien demasiado perfecto. Demasiado irreal...Para todo lo que sufre, no se rebela contra su sino.
No siente deseo sexual alguno mientras está en la isla. Tiene fe en que saldrá de allí antes o después. No se queja en ningún momento. No maldice su suerte. Al menos, el personaje de Tom Hanks sí estaba desesperado. Tenía a alguien que le estaba esperando en lo que llamamos civilización. 
Pienso que, en algún momento, se vuelve loco. Cierto es que está solo.
Pero no investiga lo que ocurre en la isla.
En ningún momento, indaga, hasta mucho más adelante, lo que está ocurriendo en la isla. Se autoproclama Rey de la misma. No sabe si vive gente en ella o si, en verdad, está solo.
Daniel Defoe crea a un personaje que, a mi parecer, resulta poco creíble. Es demasiado bueno que no tiene matices. Es demasiado perfecto que resulta irreal.
Luego, encuentra a un compañero. Un joven llamado Viernes al que salva de ser sacrificado. Sin embargo, en ocasiones, no trata a Viernes como a un verdadero amigo.
Lo trata como a una mascota. Viernes lo idolatra porque, en parte, se siente en deuda con él. No olvida que le salvó la vida. Por ese motivo, deja que lo trate de ese modo. Hay respeto en esa relación. Pero también he visto cierta condescendencia por parte de Robinson.

 Fotograma de la adaptación que hizo Luis Buñuel de la novela Robinson Crusoe. 

También se atrevió Luis Buñuel a adaptarla.
Otros observan un tipo de relación homosexual entre Robinson y Viernes. Los dos viven juntos en la isla. Y están muy unidos.
Juzgad vosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada