martes, 23 de junio de 2015

CARTAS A BIBI

Hola a todos.
Aquí os traigo una nueva carta que Jorge le escribe a Bibi.
¡Veamos qué le dice!

                                  Mi amada Bibi:

                                  El ambiente que se respira en nuestras casas es asfixiante. A veces, tengo la sensación de que no voy a poder soportarlo. No paro de discutir con mis padres. Ellos no entienden que tú y yo hemos nacido para estar juntos. A mis padres les ha dado ahora por criticar a Germán, tu padrastro. Piensan que Pedrito saldrá a él.
                                 En ocasiones, me dan ganas de dejarlo todo. Prefiero dormir en la playa a seguir en este Infierno que llamo casa. 
                                Me siento débil. Lo único que me da fuerzas eres tú. Sí, mi dulce Bibi. Pienso en ti.
                               Y siento cómo las fuerzas vienen a mí. Lucho por no echarme a llorar. Pensarías que soy poca cosa si me derrumbo por una tontería. Tú eres mucho más fuerte que yo. El otro día, un colega y yo fuimos al cine. Se estrenaba Supergirl. 
                              No me apetecía mucho ir al cine. Pero mi colega me llamó por teléfono para insistirme.
-¡Va a ser una pasada!-me aseguró.
                               Fuimos a uno de los cines de Vigo. La película estuvo bien. ¿De verdad esa chica y Clark Kent son primos?, recuerdo que pensé mientras daba cuenta de mi bolsa de palomitas. Traté de hacerme el sordo cuando escuché algunos comentarios soeces en la sala. La película estuvo entretenida y las escenas de acción estaban bien hechas. Salí contento del cine.
                                Mi colega y yo regresamos a Toralla dando un paseo. Mi coche está en el taller porque se rompió.
                                Y mi colega no tiene carnet de conducir. Empezamos a hablar. Yo me sentía culpable por haber salido sin ti. Me sentía culpable porque te había dejado sola.
-Bibi es como Supergirl-afirmó mi colega.
-¿Qué dices?-me sorprendí.
                               Él me contestó que las dos sois mujeres fuertes. En su opinión, tú eres mucho más fuerte que Supergirl.
-Está lidiando con una situación muy chunga-me dijo-Y, aún así, tira para adelante. No se rinde.
                              Sonreí al pensar en ti. Me sentía orgulloso de conocerte, mi amada Bibi.
                              Pero me comparé contigo. Y yo salía perdiendo en la comparación.
-Quiero que esté orgullosa de mí-le confié a mi colega.
                               Es cierto que mi situación en casa no es muy buena que digamos. Pero mis viejos no están enfermos. Lo único que ocurre es que son unos carcas que no acaban de comprenderme.
-Quédate con ella y se sentirá orgullosa de ti-me exhortó mi colega-Tienes mucha suerte, Jorge. ¡Bibi es cojonuda!
                                Me palmeó la espalda en cuanto llegamos a Toralla.



-¿Qué estás haciendo?-te pregunté cuando fui a verte esta tarde a tu casa.
-Estoy atareadísima-me respondiste-He de hacer un trabajo sobre el castro medieval que hay aquí, en Toralla.
-¿De verdad hay un castro aquí?
-Se enterró cuando construyeron la urbanización. Es una pena.
                         Te encontré sentada ante la mesa de la salita de estar.
-¿Cómo está tu madre?-te pregunté.
-Está cosiendo-respondiste bastante animada.
-Entonces, parece que está más motivada.
-Ha subido a la terraza a coser una falda.
                         La mesa de tu escritorio estaba repleta de libros. Tenías abierta la Enciclopedia.
                         Tu bolígrafo de color azul estaba destapado. Había unas cuantas líneas escritas en tu libreta de Historia. El saber que tu madre estaba un poquito mejor de ánimo te había animado a ti también.
-Fui ayer al cine a ver Supergirl-te conté, un poco asustado.
                            Para mi sorpresa, no te enfadaste conmigo. Me preguntaste cómo había ido la película. Fui sincero contigo y te lo conté todo. No quiero que haya secretos entre nosotros.
                             Te echaste a reír cuando te conté que mi colega te había comparado con Supergirl. Me dijiste que sólo os parecíais en que las dos sois rubias.
                            En realidad, pienso que eres mil veces mejor que Supergirl. Le encontré muchos defectos a la prima de Superman. En cambio, no veo defecto alguno en ti. Quiero ser digno de ti. Quiero que me mires con orgullo, mi adorada Bibi.
                               Te besé con amor cuando me despedí de ti al cabo de dos horas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada