domingo, 29 de julio de 2012

LA REINA VICTORIA 2 PARTE

Hace dos semanas y pocos días, hice una entrada contando la primera parte de uno de los personajes más fascinantes de la Historia. La Reina Victoria de Inglaterra.
Vimos las circunstancias en las que se convirtió en la heredera al trono a raíz de la muerte sin herederos de sus tíos el Rey Jorge IV y el Rey Guillermo IV. Vimos cómo fue su infancia y la mala relación que mantenía con su madre.
Ahora, nos vamos a centrar en algunos aspectos de su Reinado.
Victoria cumplió dieciocho años el 24 de mayo de 1837. El 20 de junio, fallecía el Rey Guillermo a los 72 años.
En Hanóver, existía la Ley Sálica. El trono de Hanóver pasó a manos de su tío menor, el duque de Cumberland, hermano de su padre. Desde 1714, existía una relación entre Hanóver y Gran Bretaña en la que el Rey del segundo era también era el Rey del primero. Con la subida de Victoria al trono británico, se rompía aquella unión.
El Primer Ministro, lord Melbourne, del Partido Whig, se convirtió para Victoria en una especie de padre. Ella acudía a él cuando necesitaba su consejo. La coronación de la Reina se celebró el 28 de junio de 1838. Fue la primera Reina que habitó el famoso palacio de Buckingham. Heredó también las propiedades de Cornualles y de Lancaster. Victoria pudo, después de muchos años, pagar las numerosas deudas que había dejado su difunto padre.
Al principio de su Reinado, Victoria fue bastante popular. Sin embargo, aquella popularidad decreció cuando creyó que una de las damas de compañía de su madre, soltera, se había quedado embarazada de Conroy, el odioso mayordomo de su madre al que odiaba. La dama en cuestión tuvo que someterse a un examen médico que confirmó que no sólo no estaba embarazada, sino que también era virgen. Al poco tiempo, murió y la autopsia determinó que su mal no era debido a un embarazo, sino a un tumor de hígado. A raíz de esto, la popularidad de Victoria cayó en picado. Y tuvo que ver cómo la gente empezaba a sugerir que mantenía una relación amorosa con lord Melbourne.
Éste fue obligado a dimitir después de que los radicales y los conservadores votaran en contra de la Constitución de Jamaica.
La Reina la pidió a sir Robert Peel, del Partido Tory, que formara Gobierno. Pero la relación entre ambos nunca fue del todo buena. En la Corte existía el llamado sistema de patronazgo. Es decir, el Primer Ministro escogía entre sus partidarios a aquéllos que servirían a la Reina. Muchas damas de compañía de ésta eran las esposas de whigs. Sir Robert Peel exigía cambiar a esas damas y sustituirlas por las esposas de destacados miembros del Partido Tory. Pero la Reina se negó, alegando que la relación de amistad que mantenía con ellas.
La relación de la Reina con su Primer Ministro fue a peor a raíz de esto. Sir Robert Peel acabó dimitiendo. Lord Melbourne pudo volver a ser Primer Ministro, recuperando la Reina a uno de sus principales apoyos.
En el plano personal, Victoria vivía con su madre en el Palacio de Buckingham, pero la relación entre ambas era cada vez más tensa.
Aconsejada por lord Melbourne, Victoria empezó a considerar seriamente la idea de casarse. Estaba enamorada de su primo Alberto y era a él a quien deseaba como marido. Volvieron a verse en octubre de 1839. Victoria decidió que no podía seguir esperando más y decidió que se casaría con Alberto. El compromiso se hizo oficial el 15 de octubre, cinco días después de la llegada del joven a Windsor. La boda se celebró en el Palacio de Saint James el 10 de febrero de 1840.
El nuevo Rey consorte se convirtió en el brazo derecho de la Reina. La madre de Victoria se vio obligada a abandonar el Palacio de Buckingham. Fue Alberto el que ayudó a Victoria a llevarse mejor con su progenitora.
File:Victoria in her Coronation.jpg

En breve, continuaremos con la tercera parte, en la que veremos el Reinado de Victoria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada