lunes, 30 de noviembre de 2015

¿EXISTE ALGO QUE SEA IMPOSIBLE?

Hola a todos.
Todos tenemos una meta en nuestra mente.
Una meta que puede antojarnos imposible de conseguir en muchas ocasiones. Sobre todo, cuando todo va cuesta arriba.
¿Es una meta imposible de conquistar? ¿O el hecho de que la veamos como algo imposible tenga que ver con nuestro estado de ánimo?
Puede que sea eso.
Puede que decir que algo es imposible de conseguir sea cuestión de ánimo. Las metas son difíciles de alcanzar. Llevan su tiempo. Tienes que luchar duro.
Tienes que trabajar hasta lograr tus objetivos. Tienes que pelear para alcanzar lo que te propones. Eso no es nada fácil de conseguir.
Te pueden tirar al suelo. Me han enseñado a que, cuando te tiran al suelo, tienes que ponerte de pie. La vida se asemeja a un combate de boxeo. Y has de salir ganador.
He pensado en más de una ocasión en tirar la toalla. Veía que lo que deseaba lograr era un imposible. ¿Y si era mi mente la que me decía que era imposible? Quizás, era eso lo que me pasaba. Mi cabeza me decía que estaba loca.
¿Y qué era lo que mi corazón me decía? Mi corazón me animaba a continuar. A seguir adelante.
Me doy cuenta de que no existe nada imposible. Me doy cuenta de que ese imposible estaba en mi cabeza. Soy yo la que se ha puesto trabas a sí misma para lograr sus metas.
Soy yo la que ahora sabe que ese imposible no existe. Soy la que desea alcanzar su meta. ¡Ésa soy yo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada