domingo, 17 de mayo de 2015

CARTAS A BIBI

Hola a todos.
No es la primera vez que hablo en este blog de la Colección Gaviota. 
Eran unas novelas que se vendían con la hoy desaparecida revista Garbo. Eran unas novelitas muy cortitas que apenas llegaban a las 120 páginas, pero que, en su interior, encontrabas unas historias de amor muy intensas. No sólo se contaba el romance entre los protagonistas, sino que también se contaban otros temas, tales como la droga, el secuestro, los celos, problemas económicos, la imposibilidad de estar con la persona que amas, los malos tratos, la infidelidad, la moral, las consecuencias de un accidente, etc.
Se te quedaban cortas y tú deseabas más. Me he leído muchos libros de esa colección. Y debo decir que me enamoré de ellos. Transcurrían en lo que la época actual del momento de su publicación (de 1983 a 1985, más o menos).
Hay una novela que me encandiló. Se llama Dos edades en el amor y contaba la historia de Silvia, una mujer de menos de cuarenta años, joven y guapa que ha logrado sacar adelante a sus dos hijos después de la prematura muerte de su marido. Silvia conoce a Germán, un hombre algo mayor que ella y soltero, con el que inicia un tórrido romance. Sin embargo, si bien Germán logra ganarse la simpatía del hijo pequeño de Silvia, apenas un niño, tiene problemas con la hija mayor, Bibi, una chica de diecisiete años.
Bibi fue el personaje que más me llamó la atención. Ella y su novio, Jorge, que creo que merecían tener su propia historia. ¡Soy de la Liga de los Personajes Secundarios!
Jorge y Bibi son dos chicos de su tiempo, con problemas con sus padres. Él se siente incomprendido por su progenitor. Ella considera que su madre esté saliendo con otro hombre es una traición a la memoria de su padre.
Esta sección que estreno está dedicada a estos dos personajes, Jorge y Bibi.
Son unas cartas que, en teoría, le escribe Jorge a Bibi hablándole de lo que siente por ella. De su vida familiar...De todo un poco...Se habla de la novela, pero se centra en la relación entre ambos.
Espero, de corazón, que os guste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada