jueves, 30 de agosto de 2012

¿POR QUÉ MURIÓ ANA Y NO MURIÓ TAMBIÉN ESTEBAN?

Hace algunos años, leí por primera vez "Ana Karenina". Bajo la excusa de presentar la historia de una mujer casada que vive un romance extraconyugal con un oficial, lo que hace León Tolstoi es hacer un análisis exhaustivo de la alta sociedad en la Rusia de la década de 1870.
Hay muchos personajes en la novela, además de los protagonistas. Están Levin y Kitty, que viven su propia historia paralela. Levin dedica muchos capítulos a filosofar acerca de la política, de la religión, de la ciencia, etc. Los nuevos aires que vienen del resto del continente se acercan a Rusia.
Me he propuesto hacer una entrada acerca de Levin y de Kitty más adelante. Estos dos merecen tener su propia entrada.
Lo que no entendí de "Ana Karenina" fue su final. Se supone que Ana suicidándose por una norma tan estúpida como cruel. Engañó a su marido con Vronsky. Ha pecado y debe de ser castigada, por lo que debe morir. Y había algo que no llegué a entender. De acuerdo. Ana hizo mal al liarse con Vronsky. Todo el mundo la rechaza y la condena al ostracismo. Pero, ¿por qué a su hermano Stiva no le pasa exactamente lo mismo?
Al inicio de la novela, Stiva le ha sido infiel a su esposa Dolly con la institutriz de sus hijos. Y, por lo visto, no es la primera vez. Stiva admite que no quiere a su mujer, pero quiere que ésta le perdone para no tener que separarse de sus hijos y también porque se siente cómodo viviendo en su casa y, además, ella le cuida y cumple a la perfección el papel de esposa florero. ¡Menuda jeta! Así que manda llamar a su hermana para que venga y convenza a Dolly de que le perdone, de que la quiere mucho (aunque sea mentira), de que no volverá a pasar...
¿Por qué Stiva no es castigado? Si hizo mal porque engañó a su mujer, ¿por qué no se arroja a la vía del tren, como hace Ana, o muere de otra forma? ¿Por qué la sociedad sí condena a Ana al ostracismo y con Stiva hace la vista gorda? ¿Por qué Dolly tiene que permanecer al lado de Stiva si él ni la quiere ni la respeta? Eso fue algo que no entendí. Levin debió de haber filosofado sobre este tema, ya que conocía a los dos.
¿A lo mejor todo se debe a que Stiva es un hombre y a que Ana es una mujer?
Sí que estoy hablando del siglo XIX. Es otra mentalidad. Se supone que la mujer debía de ser buena, virtuosa y recatada. El adulterio en una mujer era poco menos que un crimen. Debía de ocuparse de la casa y de los hijos. En cambio, en el hombre era otra historia. En privado, se celebraban las infidelidades de los hombres. La mujer estaba obligada a perdonarle, presionada por la familia ("en el fondo, te quiere mucho") y también por el cura, al menos, aquí ("el orgullo es pecado". ¿Y la infidelidad no lo es?).
Lo cierto es que la mentalidad en cuanto al tema del adulterio no ha cambiado gran cosa. Hasta no hace nada, la mujer que le era infiel a su marido acababa con sus huesos en la cárcel.
En Hollywood, nos encontramos con dos casos distintos. Meg Ryan fue, durante años, una de las actrices mejor cotizadas y más taquilleras. Todos recordamos películas como "Cuando Harry encontró a Sally" o "Algo para recordar".
Conoció a su marido Dennis Quaid en 1987, durante el rodaje de "El chip prodigioso". Se casaron. Pero el matrimonio se rompió en el año 2000. Durante el rodaje de "Prueba de vida", Meg Ryan vivió un romance extraconyugal con el actor Russell Crowe (famoso por la peli "Gladiator" y por su afición a tirar teléfonos). Cuando el romance salió a la luz, Meg y Dennis se divorciaron, pero el romance con Russell duró poco.
Después de eso, la carrera de Meg Ryan en el cine empezó a caer en picado. Ya casi no hace películas. En cambio, tanto su ex marido como su ex amante sí siguen en el candelero. Pero ella parece que vive como escondida. ¿Cuál ha sido el crimen tan horroroso que ha cometido? ¿Serle infiel a su marido?
Debemos de pensar que Brad Pitt está también como escondido por serle infiel a Jennifer Aniston, su esposa, con Angelina Jolie. No. Él sigue rodando películas, sigue siendo uno de los mejores actores del país, etc. Nada ha cambiado. Le fue infiel a su mujer y nadie, al contrario de lo que pasó con Meg Ryan, le echa en cara.
Dennis Quaid se convirtió en "el pobrecito". Su mujer le ha sido infiel. En cambio, a Jennifer se la acusa de ser una amargada, una resentida, una orgullosa, etc. Los dos han sufrido en sus carnes la infidelidad de sus parejas. Pero, mientras que a él se le tiene lástima, a ella se le tiene cierta burla.
Y estoy hablando de hechos que han ocurrido en los últimos doce años.
Brad podía ser Stiva. Y Meg podía ser Ana.
Pero viviendo una historia que continua a día de hoy.
¿En serio hemos evolucionado tanto como dicen? Las igualdades entre hombres y mujeres se han empezado a conquistar, pero falta mucho trecho para conseguir lo que queremos. La igualdad en todos los aspectos. Y debemos de empezar cambiando la mentalidad de la gente. Lo malo es que cambiar mentalidades es muy, pero que muy difícil.

3 comentarios:

  1. Me encanta esta entrada.
    Es muy reflexiva.
    Felicidades por tan buen post
    Besines

    ResponderEliminar
  2. No sé si has leído o no "Ana Karenina", pero te la recomiendo. Es un libro muy gordo, de unas 800 páginas, pero te atrapa desde la primera línea.
    Lo de que Stiva (como llaman a Esteban, el hermano de Ana) no fuera tan duramente castigado como lo fue Ana siempre me ha irritado muchísimo porque él hizo lo mismo que ella y la sociedad no se ensaña con él como se ensañó con ella. Es un asunto que da que pensar.
    Un abrazo muy fuerte, mi querida Ana.

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión (aunque solo he visto la película), la diferencia entre ambas situaciones no es que uno sea hombre y el otro mujer. El hermano de Ana fue infiel también, si, pero quiso mantener el vínculo matrimonial. Parece que lo que se castiga no es la infidelidad sino el vivir al margen del matrimonio, el mantener una relación con un amante... Por eso el marido de Ana siempre insistía en que su divorcio sería su fin. Tiene mucho que ver también con la religión. Cometiendo ese pecado, sin obtener el perdón de tu pareja y manteniendo el vínculo sagrado del matrimonio (como en cambio hace el hermano de Ana), está cometiendo un pecado y "rompiendo las reglas de Dios", a los ojos de los demás.

    ResponderEliminar